COMUNICACIÓN

La Fundación Yuste aborda la redefinición del contrato social en las relaciones entre América Latina y la Unión Europea

PRÓXIMAS ACTIVIDADES

CARLOS V Y LA ORDEN DE MALTA
desde el hasta el
ACTIVIDADES Colaboraciones Cursos Verano/Otoño

La directora general de Acción Exterior y presidenta de la Comisión Ejecutiva de la Fundación Academia Europea e Iberoamericana de Yuste, Rosa Balas, ha inaugurado este miércoles el curso ‘La redefinición del contrato social en las relaciones América Latina-Unión Europea: respuestas actuales ante desafíos globales’, que se desarrollará hasta este viernes en el Real Monasterio de Yuste.

Este curso está organizado por la Fundación Academia Europea e Iberoamericana de Yuste y la Fundación Carolina, en colaboración con la Secretaría General Iberoamericana, en el marco de los Cursos Internacionales de Verano de la Universidad de Extremadura.

Durante su intervención, Rosa Balas ha señalado que este curso “resume perfectamente el espíritu de la Fundación Yuste, ya que somos una fundación europea e iberoamericana, con el añadido especial de que somos transfronterizos, por nuestra cercanía con Portugal”.

Además ha señalado que la organización de esta jornada en particular, así como del programa Campus Yuste en general, responde al Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 17, el de las alianzas y sinergias, “un objetivo fundamental porque anima al trabajo en red”.

La presidenta de la Comisión Ejecutiva explicó que desde hoy y hasta el viernes se abordará el proteccionismo frente a pasos que se dan en Europa y en algunos países de América Latina para firmar Mercosur, o cómo los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) tienen que ser el gran pacto global que no deje a nadie atrás.

“Los ODS tienen que ser la herramienta que permita la coherencia en todas las políticas públicas, tanto en nuestros propios territorios, como en el exterior”, -dijo-, y puso como ejemplo la necesidad de coordinar las políticas de cooperación al desarrollo con las políticas de internacionalización de las empresas. Para Balas, esto es posible a través de la coherencia y de la cooperación entre departamentos, destacando “cómo es posible desarrollar una política industrial con la defensa del medio ambiente, y esta defensa es esencial desde la corresponsabilidad liderada por los jóvenes”.

En cuando al cambio climático, la directora general de Acción Exterior añadió que no es posible que el incumplimiento de unos lo sufra la parte menos favorecida de la sociedad, “y aquí tenemos que ser contundentes porque este drama se traduce en que en determinadas partes del mundo no hay oportunidades ni esperanza de vida, lo que provoca los movimientos migratorios, por lo que tenemos que ser corresponsables con esta situación para intentar paliarla”.

En este sentido, señaló que también tenemos que ser corresponsables con el contrato social en el ámbito de los trabajos del futuro y de la digitalización para evitar las brechas que se puedan producir, ya que “los mejores trabajos estarán en este ámbito y tenemos que estar preparados para luchar contra las brechas entre Estados, países, territorios urbanos y rurales, de género y de espacios laborales”.

En la inauguración también intervino el político, director del curso y miembro de la Academia Europea e Iberoamericana de Yuste, Ramón Jáuregui, quien definió el curso como una “ecuación inacabada” porque, a su juicio, se está produciendo un conjunto de circunstancias que impactan en la relación entre América Latina y Europa.

“Estas circunstancias, -dijo-, tienen que ver con el contrato social que pone en evidencia la transformación de las relaciones entre la ciudadanía y la esfera pública”. A juicio de Jáuregui, hay un mundo cada vez más “aceleradamente cambiado, un mundo que se desplaza hacia Asia desde el punto de vista productivo, un mundo de transformación tecnológica, de incertidumbres, un mundo raro que está generando la nueva administración norteamericana de proteccionismo comercial y de aislacionismo en relación con los procesos de integración y de ruptura del multilateralismo”.

Para el director del curso, todos estos cambios están afectando a esta ecuación inacabada entre América Latina y la Unión Europea. Al mismo tiempo, Ramón Jáuregui señaló que “están surgiendo muchos descontentos sociales como la despoblación y la revolución tecnológica que generan una nueva desigualdad”.

Jáuregui señaló que el objetivo del curso es ligar la ecuación de Europa con América Latina en el contexto actual de cambios en el mundo; analizar cómo la ciudadanía, en su relación con la esfera pública, también está sufriendo transformaciones que no se es capaz de combatir, y finalmente, abogó por analizar las sociedades latinoamericanas y europeas en este contexto de cambios, siempre desde la perspectiva de que la relación Europa-América Latina “es una ecuación que necesita intensificar sus convergencias y sus intereses comunes”.

Por su parte, el director de la Fundación Carolina, José Antonio Sanahuja, señaló que este curso recoge el doble propósito de la fundación que dirige, “formación y reflexión conjunta en el ámbito iberoamericano, así como estudio sobre la acción exterior de España y de la Unión Europea en el ámbito iberoamericano”.

Además, mostró su satisfacción por vincularse a la Junta de Extremadura a través de la Fundación Yuste mediante un convenio marco firmado para trabajar juntos para el desarrollo de actividades.

La directora de Relaciones Externas de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), María Salvadora Ortiz, mostró su confianza en que las conclusiones del curso muestren algunas pistas para avanzar en un “nuevo tipo de pacto social, acorde a las transformaciones que se han producido en los últimos tiempos, y de esta forma, caminar hacia una sociedad más equitativa y sostenible”.

Finalmente, el vicerrector de Extensión Universitaria de la Universidad de Extremadura, Juan Carlos Iglesias Zoido, defendió la realización de los cursos internacionales de verano porque ofrecen un “encuentro entre la universidad y la sociedad”. En cuanto a este curso en particular, señaló que contribuirá a redefinir el contrato social para la “construcción de una sociedad más justa”.